Disfrutemos la vida

disfrutar

“Si Jehová no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes. En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas; porque Dios concede el sueño a sus amados”. Salmo 127: 1 – 2

La finalidad de este Salmo es hacernos ver en quién debemos confiar, sujetarnos y esperar, para vivir bien en este mundo.

Es mejor depender de Dios y no solo de nuestras fuerzas; porque de ser así, nos vamos a desvivir hasta quedar exhaustos, y será en vano, ya que, probablemente, alcanzaremos los objetivos trazados pero nuestra salud física o emocional puede quedar lesionada sin la ayuda, sin el Poder de nuestro Señor.

Muchos madrugan y trasnochan para tener mejores ingresos pero tanto los bienes materiales como el dinero no lo es todo.  Necesitamos algo que no se compra, como es disfrutar de las labores que realizamos, estar en paz con nosotros mismos y por la noche descansar, tener un sueño reparador; todo esto mientras gocemos de salud integral.

Aplicación Teoterápica

El tiempo de intimidad que tenemos, a diario, con nuestro Señor y Salvador, a través de Su Palabra, nos dará la sabiduría que necesitamos para la toma de decisiones y el mejor desempeño de nuestras labores.

Aprendemos a descansar en Jesucristo porque nosotros haremos lo que corresponde y Él hará lo sobrenatural.