Un hermoso diamante

diamante

Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Mateo 11:28-29

El verdadero descanso es un diamante de un valor incalculable, y con muchas facetas, cada una de las cuales refleja la presencia de Dios con nosotros, y su amor por nosotros. Y así como las facetas reflejan aspectos únicos del diamante, el Sabbat se vuelve cada vez más brillante mientras más lo exploramos y lo practicamos. Entonces es cuando nos hallamos metidos en medio del resplandor de las encantadoras facetas del Sabbat, llenos de asombro y maravillados ante el resplandor del Dios hacia el cual nos señala el Sabbat.

Facetas de un verdadero tiempo de descaso (Sabbat).

Conoceremos algunas facetas de este hermoso diamante, al parecer inextinguiblemente hermoso, cuatro de las cuales han hecho significantes contribuciones a la comprensión y experiencia milagrosa del Sabbat:

– El Descaso como disciplina básica de formación espiritual.

– El descanso como resistencia ante los principados y las potestades.

– El Descanso como juego.

– El descanso como lugar de revelación

 

Un propósito fuera de nuestros parámetros.

Una vez que hayamos parado y reposado, también descubriremos que Dios nos está hablando… y mucho. Hay cosas que nos quiere revelar, pero que nosotros nunca vamos a ser capaces de escuchar, y mucho menos prestarles atención, a menos que nos hallemos en una situación de reposo.

 

Aplicación Teoterápica

Es mucha la revelación que nos espera en el descanso (Sabbat) si estamos dispuestos a parar con el fin de recibirla. La mayoría de nosotros somos buenos a la hora de hablar. En cambio, no somos igualmente buenos a la hora de escuchar. Cuando practicamos el Sabbat, nos volvemos mejores para escuchar, al descubrir que Dios nos está hablando, y que hemos estado demasiado ocupados para oírlo.