Silencio vs Dialogo

silencio

“Que sus conversaciones sean cordiales y agradables, a fin de que ustedes tengan la respuesta adecuada para cada persona” Colosenses 4:6 NTV

El diálogo constante y fluido en la pareja es una ardua tarea, que lleva tiempo, amor, paciencia y la correcta actitud del corazón para enfrentar este gran desafío. Pero nos garantiza las puertas abiertas de la confianza y sinceridad en la relación. Por el contrario, la ausencia del dialogo, los prolongados silencios, ponen de manifiesto que la pareja ha entrado en una zona de indiferencia y malestar, aumentando así el distanciamiento entre ellos.

La pregunta es: ¿En su matrimonio, han decidido trabajar a pesar de los conflictos, o diferencias; en mantener un diálogo permanente?, O ¿decidieron que el silencio siga levantando murallas de frialdad y alejamiento?.

En nuestro manual de Instrucción “La Biblia” encontramos sabios consejos para derrotar a los prolongados silencios:

✓ “Prontos para oír, tardos para hablar, tardos para airarnos” (Sant. 1:19) Diálogo
✓ “Hazme oír tu voz; porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto”. (Cantares 2:14) Actitud de amor.
✓ “Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia…” (Eclesiastés 10:12). Edificación mutua.

En una actitud de humildad depongamos estas actitudes equivocadas y dejemos que el Señor nos enseñe a ser mansos en nuestra vida matrimonial.