Los niños aprenden lo que ven.

aprende_exe

La época de la niñez comprende de los 12 primeros años de vida. Aunque biológicamente la vida de una persona comienza antes del nacimiento. “Tu creaste las delicadas partes internas de mi cuerpo y me entretejiste en el vientre de mi madre” (Salmos 139:13) Las características humanas aparecen por lo general tras una lenta preparación que hace notar un proceso gradual a través de ciertas crisis que definen el paso una etapa a otra de la niñez. La niñez está dividida en tres sub-etapas. La primera infancia dura hasta los 3 años y se caracteriza por la DEPENDENCIA del niño a sus padres. La segunda infancia va desde los 3 años hasta que el niño va a la escuela. La niñez propiamente dicha da lugar al proceso de socialización del niño en la escuela y dura hasta la pubertad.

Cada niño es una persona completa que en el proceso de desarrollo necesita de la compañía de sus padres. “Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonaran” proverbios 22:6

Los niños aprenden lo que ven.

  • Si un niño vive bajo la crítica aprenderá a condenar.
  • Si un niño vive con hostilidad aprenderá a ser contencioso.
  • Si un niño vive ridiculizado aprenderá a ser tímido.
  • Si un niño vive avergonzado aprenderá a sentirse culpable.
  • Si un niño vive bajo tolerancia aprenderá a ser paciente.
  • Si un niño vive estimulado aprenderá a tener confianza.
  • Si un niño vive con reconocimiento aprenderá a saber apreciar.
  • Si un niño vive con equidad aprenderá a ser justo.
  • Si un niño vive con seguridad aprenderá a tener fe.
  • Si un niño vive con aprobación aprenderá a estar satisfecho.
  • Si un niño vive en compañerismo y aceptación aprenderá a encontrar AMOR en el mundo.

“Me acuerdo de tu fe sincera, pues tú tienes la misma fe de la que primero estuvieron llenas tu abuela Loida y tu madre, Eunice, y sé que esa fe sigue firme en ti. (2 Timoteo 1:5)

Finalmente, el desarrollo del niño se ve fuertemente afectado por su relación con las personas que están a su alrededor (padres, abuelos, hermanos mayores etc.) La relación entre adultos y niños es fundamental para la opinión que el niño se forme de lo que le rodea y, especialmente de sí mismo. La forma en que el niño reciba las reacciones de quienes lo rodean, influirá decisivamente en el crecimiento total del niño.

“Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:15)