Victorias que trascienden

victorias

Solo Dios nos da aquella victoria que no es pasajera, que nos lleva al logro de los objetivos, en nuestras profesiones soñamos con brillar como una piedra preciosa, pero muchas veces no estamos dispuestos al tratamiento para lograr el Brillo deseado.

Depender de Dios es la única fuente de éxito permanente donde podremos alcanzar el brillo necesario con logros duraderos y estos será de bendición, y no sólo nos traen alegrías momentáneas. Lograr una estabilidad financiera es importante, pero de nada servirá, si la vida es un caos.

Es por eso por lo que quien rechaza la sabiduría de Dios y se basa en su propia fuerza y en sus propios pensamientos, está renunciando a la bendición. Y eso es lo que vemos hoy en día, donde hay mucha información y abundante conocimiento, pero no se experimenta el ser triunfadores o personas de excelencia, porque se ha desechado la sabiduría que viene de lo Alto.

Obviamente que cuando vamos al significado de sabiduría, vemos que ésta, es mucho más que simplemente saber. Es una actitud básica que influye en cada aspecto de la vida, teniendo como fundamento el temor a Dios, que encierra honra y respeto.

El rey Salomón lo ilustra en el libro de los Proverbios capítulo 1:7 de la siguiente manera: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza”.

Aplicación Teoterapica

Quizás usted hoy viva situaciones que le generan tensión, frustración, desespero, pero el plan de Dios es que usted no se quede ahí, sino que crezca, que venza, que salga adelante, y para ello Él está dispuesto a guiarle, a enseñarle a utilizar las herramientas con que le dotó para que triunfe