¿Te Dices La Verdad?

verdad_jun

El más grande daño que podemos cometer contra nosotros mismos es no decirnos la verdad; y es que la mayoría de las veces son nuestros pensamientos los que determinan nuestro día a día, pues muchas veces nos condicionan por diferentes esquemas mentales y creencias erróneas que hemos venido asimilando y haciendo parte de nosotros.

 

VERDAD Y REALIDAD

Debemos entender que a veces lo que nosotros creemos que es verdad no necesariamente es la verdad ante Dios, podemos pensar algo de nosotros mismos y estar totalmente equivocados respecto a lo que Dios piensa. Una persona dentro de su realidad puede tener razón, pero eso no significa que tenga razón a la luz de la verdad de Dios.

 

HACIENDO AJUSTES

Las creencias erróneas nos impiden tener un adecuado concepto propio y una sana auto imagen, la idea es tener el concepto correcto, ni más alto, ni más bajo. Romanos 12:3

 

Debemos identificar todos aquellos pensamientos negativos que nos empobrecen y nos hacen daño, que seguramente tienen su origen en experiencias vividas durante la niñez o la adolescencia; recuerdos, fijaciones mentales; y reemplazarlos por la Palabra de Dios. (Romanos 12:2)

 

APLICACIÓN TEOTERAPICA

Es importante escuchar la verdad verdadera sobre nosotros mismos, para tener un panorama más completo y amplio de nuestra realidad; es importante cultivar un sano, correcto y adecuado concepto de nosotros mismos como hijos de Dios, confiar en Él y tener confianza en lo que somos y hacemos, de esta manera viviremos más tranquilos y seguros; diciéndonos la Verdad