OREMOS
Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela...

VISIÓN: DIOS

“ Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.”
Hebreos 13:8

ACCIÓN: OREMOS

“Así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible, seamos agradecidos. Inspirados por esta gratitud, adoremos a Dios como a él le agrada, con temor reverente,”
Hebreos 12:28 NVI

ENERO 2023

LIBRES DE LA LEPRA ESPIRITUAL; LA INGRATITUD

11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. 12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?” Lucas 17: 11-12,17-18

En el estreno de este 2023, “Ano del Espíritu Santo y su Poder en Acción”, Es momento de aprovechar este don y regalo de vida que Dios nos da, y poder iniciar un año diferente, sembrando nuevos pensamientos, nuevas actitudes y hasta una piel nueva, como la de los leprosos que fueron sanados, pero sobre todo esto, cultivar un corazón limpio y libre de toda lepra de Ingratitud, como la primera semilla para la prosperidad y abundancia integral. Y de esta manera honrar y glorificar a Dios en todo tiempo.

La Ingratitud, está estrechamente ligada, al olvido, a una vida sin milagros, a la indiferencia, al desconocimiento de los beneficios recibidos, es maravilloso escudriñar la palabra del Señor porque todo tiene una intención y una profundidad en la vida del creyente, y este pasaje relaciona la sanidad de 10 leprosos con la ingratitud.

La lepra es una enfermedad muy contagiosa e infecciosa que ataca el sistema nervioso periférico, provocando la pérdida a la sensación del dolor, también causa pérdida del sentido del tacto y al olfato, hay entumecimiento de la piel, la persona puede perder un dedo y no siente.  El cuerpo se va deformando y no hay dolor.  Así como estos 9 leprosos que fueron sanados, y no agradecieron por la sanidad que recibieron, Lo mismo está sucediendo con muchos hijos de Dios, Hoy en día La Iglesia del Señor se ha contagiado y está infectada de lepra espiritual, el corazón se ha entumecido, se ha adormecido, los sentidos espirituales se han perdido, por eso no responden al milagro del Señor con gratitud, con devoción.